Crédito automotriz

Si se toma el tiempo necesario para planificar y preparar adecuadamente la compra de un coche, puede ahorrarse cientos o miles de pesos.

Estos son algunos pasos que recomendamos antes de realizar una compra:

Calcula lo puedes pagar sin afectar tus gastos diarios

Realiza un plan de gastos. Mientras creas el plan de gastos, se pueden ajustar los números para ver cómo encajarían los diferentes gastos de transporte en los gastos mensuales, se puede introducir esa cifra mensual en una calculadora de pagos de automóviles para ver el precio total del vehículo que puede permitirse un crédito automotriz sin duda es una de las mejores opciones para distribuir mejor los gastos.

Encuentra el auto adaptándolo a sus necesidades.

Piensa en el uso que le darás al vehículo. ¿se utilizará para cruzar puertos de montaña cubiertos de nieve con curvas cerradas y caídas de mil pies, o el auto se utilizara para algo más desafiante, como llevar a sus hijos, amigos, familia etc.

Presta especial atención a los índices de seguridad y fiabilidad. Ningún coche satisface tus necesidades si se queda en los bloques junto al garaje o te pone en riesgo personal.

Consulta con tu proveedor de seguros. Ese coche deportivo rojo cereza puede parecer la clave de tu felicidad eterna, pero puede que no te haga tanta ilusión cuando recibas la factura del seguro del coche.

Considera si es nuevo o usado, si lo compras o lo alquilas y el importe del pago inicial.

Decide si será un vehículo nuevo o usado. ¿Qué es mas conveniente el desgaste insignificante y la mayor fiabilidad de un vehículo nuevo, incluso si eso significa que el valor puede caer bruscamente en los primeros años? ¿O dejar que otro asuma esa depreciación con un vehículo usado, pero asumiendo el riesgo de no conocer del todo el estado y el historial del vehículo?

Si la idea de conducir siempre un coche nuevo le importa más que el posible ahorro de dinero a largo plazo, puede ser una opción a considerar.

Piensa en la cuantía del pago inicial que puedes hacer. Hacer un pago inicial puede ayudarte a reunir los requisitos para un préstamo, a obtener un mejor tipo de interés, a conseguir una cuota mensual más baja, a conseguir un coche más caro por la misma cuota mensual o a acumular capital (deber menos del vehículo de lo que vale) más rápidamente.

Determina los favoritos, contacta con los concesionarios y comprueba la calidad.

Utiliza Internet o los viajes a los concesionarios para comparar. Una vez que sepas qué vehículo te conviene más, empieza a buscar modelos concretos y añade los precios de cada uno a tu tabla comparativa. Además, haz pruebas de conducción y comprueba los historiales de los vehículos. Durante la prueba de conducción, presta especial atención a la transmisión, los amortiguadores, los frenos y la alineación. Si no estás seguro de lo que debes mirar o escuchar, invita a un conductor más experimentado a la prueba de conducción. Anote el número de identificación del vehículo (VIN) y utilícelo para obtener un informe del historial del vehículo de una empresa como AutoCheck o CARFAX si está comprando un vehículo usado.

Consigue el mejor precio del coche.

Conoce el precio de venta de tus modelos preferidos. Empresas como Kelley Blue Book, TrueCar y Edmunds se especializan en rastrear el precio promedio de los vehículos y los reembolsos o incentivos disponibles.

Negocia cada parte del trato por separado. Ten cuidado con los vendedores que agrupan los distintos componentes de la transacción (precio de compra, financiación, canje, extras) en un solo trato o que hacen una oferta en un área del trato que parece demasiado buena para ser cierta.

Si no estás satisfecho con el trato, no lo hagas. Tú sabes lo que puedes permitirte y, en última instancia, controlas esta transacción, así que hazle saber al vendedor que sabes dónde está la puerta y que no dudarás en utilizarla si no pueden alcanzar tu cifra. Conozca sus responsabilidades legales.

Averigua el seguro necesario en tu estado

Averigua cuáles son los requisitos del DMV en tu zona. Ponte en contacto con el Departamento de Vehículos a Motor (DMV) de tu estado para asegurarte de que tienes las pegatinas de matrícula adecuadas o cualquier otro elemento que pueda ser necesario para registrar tu vehículo.

Sepa qué hacer si no puede pagar su coche. Si se encuentra en una situación en la que tiene dificultades para pagar el coche, lo peor que puede hacer es evitar a su prestamista. En su lugar, trabaja para evitar el embargo manteniéndote en contacto y preguntando por los programas de dificultades.

Ponte en situación de salir adelante a largo plazo.

Cree una cuenta de ahorros de emergencia. Los gastos inesperados tienen una forma de aparecer en la vida y los vehículos pueden ser una fuente importante de ellos.

Ahorra en gasolina. Piensa en formas de sacar más partido a la gasolina que compras, como usar el aire acondicionado con moderación y sacar los objetos pesados del maletero.

Leer también: Financiamiento para auto 2021

Por Diana Shelton

Redactora y especialista en temas de seguros, pólizas de autos y otros productos financieros. Actualmente trabaja en uno de los medios digitales más prestigiosos de México. Sigue mis mejores artículos en mi perfil especializado de Linkedin donde hablo sobre autos y más.